¿Dónde está mi cel?

Publicado en Blog

A ver… no lo usé como despertador. Entonces no está en mi cuarto. De todas formas voy a darle una revisadilla. Quito las colchas… que ya se volvieron muy pesadas. ¿Estarán sucias? la almohada, la ropa. Del escritorio quito los libros, lápices y cuanta jefa. No. Seguro que no está en el cuarto.

Con eso de que lo cargo hasta para cavilar puede que esté en el baño. Pero no, ya quité las toallas y naranjas aromáticas que no lo pude encontrar.

¿En la mesa de trabajo? Los cables bye, la cámara, el ipod, los papeles. El que da las news, hasta los controles remotos de la tele, ¿debajo de la compu? No, no, no,  ¡No estoy loco!

¿Lo habré dejado en algún pantalón? Nah… el chaca-chaca de la lavadora que ahora es más bien el centrifuga-fuga lo hubiera matado ya bien morido.

¡Ah ya sé! el maldito sillón se lo ha de haber tragado al pobre. Otra vez. Y de seguro la gorda de la sala ya le metió otro cojín bien dado al silloncito. Sus negras intenciones la delatan. Fuera cojines, fuera respaldos que nomás estorban para la siesta time. Y ahí estaba el celular. Sin crédito, sin llamadas… pero aún vivo.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos