Algo bonito

Publicado en Blog

Algo bonito es recordar aquellos días en los que el tiempo no importaba si avanzaba o retrocedía.

Las palomitas de maíz eran abundantes y sabían a dulce en un momento y enchilocitas en el otro. La bebida era tan fresca que no faltaban hielos. No tenía alcohol, era simplemente agua con limón y azúcar de sobrecito.

Obvio que algo bonito era ver una película como aquél eterno resplandor de una mente sin recuerdos, con sus fugaces colores, con fantasías tan locas como la loca realidad.Y es que ese sofá era bonito cuando ya la espalda no aguantaba más y tenías que medio acostarte y ver aquél eterno resplandor de una mente sin recuerdos, de ladito.

Algo bonito también era saber que el día de mañana no habría escuela y podrías desvelarte. Algo bonito era esa tarde en la que el eterno resplandor de una mente sin recuerdos duraba más de dos horas y media.

Algo bonito es recordar aquellos días en los que el tiempo no importaba si retrocedía o avanzaba.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos