Como que siento un vacío

Publicado en Blog

Hace un tiempo, un profe de cine nos describió qué tan jugoso puede ser comerse un mango. A veces elegimos tragarnos las palomitas y el refresco viendo una película sin realmente disfrutarla. Nos atragantamos también con basura comercial que al final nos deja satisfechos, pero momentáneamente. Como que se siente un vacío.

Hoy elegí las palomitas y el refresco, aunque sabía que el mango estaba ahí. Antes, en la tarde, me fumé un cigarro y lo disfruté mientras duró, de hecho hasta lo presumí,  que fumar rico era sexy. Pero al final mi cuerpo lo rechazó violentamente. La piel se me erizó y me empecé a marear y a sudar frío. Dejé de programar y me fui a mi casa.

Watchmen, la película que ví en el cine gracias a una trivia de Mural, me gustó. Me gustó también darles ride de regreso a mis cinco invitados, a pesar de que recorrí toda la ciudad. Pero como que siento un vacío. Te puedo contar de qué trata la película y todo, pero algo me faltó.

Tal vez el vacío que siento se deba a mí. Pruebas lo que presumen que es mejor de la vida, pero no te sabe. Ves la película y hasta la podrías explicar, pero si te preguntan qué te pareció, dices: “Me gustó”, “Está chida”. Yo conozco un mango que quiero saborear, que quiero disfrutar. Y no sé por qué, no entiendo bien… la razón por la que simplemente no lo puedo hacer. No quiero esperar. Tengo ganas de probar ese mango que algunas veces me hacía enojar, otras me hacía vibrar de alegría, otras de tan buenas me las reservo. El caso es que nunca me dejaba vacío.

Si yo fuera película, creo que sería una muy especial, no una que te deje como sintiendo un vacío. Tiendo mucho a compararme y no me veo tan mal, últimamente huele a  pura basura a mi alrededor. Y aún así no tengo lo que quiero en este momento caprichoso de mi vida. Me gustaría morder ese mango como a una película que me satisface con tan sólo abrir los ojos.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos