Reseña de la película Déjame entrar

Publicado en Cine

Recuerdo que esta revisión es para los que ya vieron la película.

Déjame entrar (Låt den rätte komma in) es una película sueca de horror que encierra una historia de amor entre Oskar (Kåre Hedebrant) un niño de 12 años que sufre el constante abuso de sus compañeros y Eli (Lina Leandersson) una niña hermosa pero peculiar que resulta ser vampiro.

Si la Viste, recordarás que uno de los mitos de vampiros que maneja, refiere a que para que un vampiro entre a la casa de alguien, primero debe ser invitado. La escena en la que Oskar no permite a Eli entrar a su casa y la confronta es una demostración bien lograda de qué pasa. Para mí es un símbolo de aceptar y conocer qué consecuencias puede haber de llevar esa relación y si las aceptará o no. Es abrirse y sin miedo, fortalecer la relación.

Me gustó demasiado la forma en que Déjame entrar, combina la dulzura con el horror. Más que thriller o suspenso, esta película narra con la fluidez de la literatura, la historia en la que la inmortalidad roza a la mortalidad. Reflexionando un poco, te deja con dos posibilidades:

1. Eli ayuda a Oskar para convencerlo de que se quede con ella, ya que su proveedor de sangre ya no le sirve.

2. Eli se enamora de Oskar y efectivamente lo busca como compañero.

Toda la película me convence de que Eli se enamora de Oskar. Platicando con Arturo, me hizo notar la forma en la que todo el tiempo la cámara está en perspectiva de lo que está viviendo Oskar, el ejemplo perfecto: la película te deja sentir cuando Oskar se siente ahogar mientras se despliega el poderío de Eli contra sus abusadores. Cuando termina la masacre y lo primero que ves son los ojos de tranquilidad de Eli, sientes el amor. No creo que en toda la película Eli se haya esforzado por engañar a Oskar. A mí por lo menos si me engañó.

Otro detalle certero son los misterios -fáciles de descubrir al analizarla- que guarda la película. El genial para mí es: “¿me aceptarías aunque no fuera una niña?”  donde no necesariamente se refiere a la inmortalidad de los vampiros. Otro es el de los mensajes que se mandan al final, se me hizo un buen toque que no los subtitularan.

En lo personal me quedé con ganas de una segunda parte, pero mis amigos Gaby y Arturo parecen no estar de acuerdo. Para ellos la película estuvo muy completa. Creo que estuvo tan completa y bien hecha, que me gustaría saber qué sigue, qué posibilidades aguardan a la pareja.

El remake gringo que se espera de esta película ya lo vemos como muy inferior, yo pienso verlo para corroborarlo pero ojalá y esta vez se logre algo de calidad que no corresponda al mercado de teens traumados con Twilight.

La recomiendo ampliamente, hasta me dan ganas de leer la novela que dicen, le da más peso a la convertida en vampiro que no puede soportar serlo. La pregunta que Arturo me dejó pensando, ¿qué tan monstruo es Oskar?

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos