Hasta que alguien dio la cara

Publicado en Blog

Fue en un Starbucks. Justo le había dado un sorbo a mi mocca cuando interrumpimos la plática. Se volteaban a ver, se reían y volvían a verse. Así varias veces, como para sacudirse la pena. – Es que… Y volvían a verse y reírse las cómplices.

– Tengo que confesarte algo… Y volteaba hacia cualquier otra parte, luego bajó la mirada a su café. En vez de tomarlo, tomaba una pausa. Hasta que lo confesó. – Soy tu fans. Te leo desde hace un año.

Se sintió muy raro. Sabía que alguien más tenía que leerme, pero como que olvidaba la posibilidad de que alguien diera la cara. Me lo decían los números: sin contar a los furtivos tengo a mis suscriptores.

-Soy Anónimo, te he dejado uno o dos comentarios.

¡Anónimo! ¡Mucho gusto! Me he peleado contigo, divertido, metido en problemas. No puede ser… ¿en verdad eres anónimo? ¿Eres el anónimo que tanto añoro que comente y al que a veces tengo tanto miedo? (Todo eso pensé, pero lo único que hice fue sonreír sonrojado)

-Recuerdas el post de coqueta, kinky? Yo te dije que me gustaba con intocable.

Anónimo

2008-05-17

“A mi me gusta con intocable :)”

Creí que era una novia que tuve, ¡pero eras tu!… Qué raro es esto.

Luego de más bla bla blas le pregunté:

¿O sea que te echaste lo que viví en Tabasco?

-Si.Todo.

¡No pinches mames! ¡No es cierto!

¡Que sí! ¡Saaabe! Siempre pones miles de fotos. ¿Cómo la ves desde “ay”?

(Esta última discusión pasó más bien en mi cabeza. ¡hasta que alguien dio la cara! pensé.)

ahhh… también leo al de chinitos, de ahí me metí al tuyo.

¿Saben? ¡Es un buen incentivo para seguir publicando! Debería de haber una ley que obligara a los anónimos a dar la cara tras un periodo de tiempo…

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos