Para cruzar un puente

Publicado en Blog

Hay muchas formas de cruzar un puente. Esta es mi lista para cruzar trotando el puente de los arcos del 3er milenio de Guadalajara.

  • Levantarse en domingo. (Un triunfo por si sólo)
  • Levantarse en domingo antes de las 2 de la tarde.
  • Por favor, no se levante usted a la 1:50 de la tarde.
  • Recordar que la vía recreativa está abierta desde las 8 a.m. puede ayudar.
  • Tomar la vía recreativa de la ciudad de Guadalajara eligiendo la ruta Mariano Otero y Av. Chapultepec. La ruta principal es en Av. Juárez, otra más está en Juan Pablo II y Aquiles Serdán. Haga caso omiso de estas.
  • Una vez que se encuentra situado en Otero o en Chapultepec sea cual fuere su medio de transporte, caliente.
  • ¡Siga calentando! ¡Dos minutos no son suficientes!
  • De arriba para abajo, vueltas al cuello hasta que se tuerza, a un lado, al otro, adelante, atrás, en diagonal 45 grados, en -72.5, ¡eso! ay la lleva.
  • Los hombros, brazos, estire, contraiga, la espalda, cadera: muévala, muévala no importa que se le queden viendo, en cuclillas, tobillos, corazón, páncreas y vísceras.
  • Una vez ubicado sobre Mariano, contemple el puente. La pendiente, que será abrumadora si es usted primerizo, pero… ¡NO SE DETENGA! Despacito comience a subir a una velocidad constante.
  • Sienta como se le acelera el corazón, se agita, los pulmones piden oxígeno, los niñitos de 8 años lo rebasan y miran con desprecio mientras suben sin sudar una gota, pero usted haga como si no los viera, como si no existieran.
  • Controle la respiración, bocanadas de aire si son necesarias, las rodillas tiemblan, tiembla el orgullo.
  • ¿Logrará cruzar el puente? Piense que lo hará, y es que ¡efectivamente lo hará! no se quedará a medias como esos tres arcos imaginarios con una altura total de 52 metros. ¡52 metros no son nada para usted! ¡No necesita patrocinios!
  • Por fin, lo ha usted casi logrado, ahora es meseta el paisaje, no hay más subida. La hermosa ciudad si es que le queda aliento para levantar la mirada es toda suya en este domingo de resurrección del cuerpo destrozado.
  • Sólo un pequeño detalle. La separación arquitectónica que de vez en cuando se ve en el suelo dizque para los terremotos o cosas de esas no es problema para los automóviles, pero a usted le recomiendo agarre sus monedas, porque hasta el monedero entero se le puede ir fácilmente arruinando su momento de gloria.
  • El paso a pasito se recupera, la agitación desaparece poco a poco, la calma vuelve.
  • Luego de un ratito comienza la bajada, la que añoran las rodillas. Si cuenta con la suerte de unos buenos tenis no habrá problemas, pero si no, la opción más factible será rodar como si fuera colina de un pasto bien verde, dejando embarrada la sangre de la derrota.
  • Se me olvidaba: El creativo regreso será por la misma vía pero al revés volteado.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos