Por qué no uso mi celular

Publicado en Ensayo, Tecnología

Llevo más de un año sin tener línea o pagar un plan o recargar mediante una ficha de pre-pago. Tengo el aparato pero lo uso para todo menos para lo que se esperaría. No uso la red de telefonía celular.

El año pasado mi iPhone y yo éramos inseparables. El 3G me sirvió muchas veces de respaldo para conectarme a internet y tener juntas de trabajo sin necesidad de pedir el password de la Wi-Fi. Usé Waze para guiarme por la ciudad, hice check-ins en Foursquare y demás redes sociales subiendo fotos, jugué videojuegos, chequé mi correo en tiempo real, leí noticias, libros y alimenté este blog.

Un día, cierta persona @pandeperro, perdió mi celular en un taxi de L.A. y pues… dejé de usarlo.

Tenía un iPad arrumbado y en lo que llegaba el reemplazo comencé a usarlo cada vez más. Su pantalla era más grande, sus bocinas más potentes, las aplicaciones más rápidas, le duraba más la pila, se consumía mejor la información. Me enamoré.

¿Por qué no uso mi celular?

En el break me percaté de algo. Era feliz sin recibir llamadas, sobre todo las de aquellos clientes que me interrumpían como si me hubieran pagado una póliza de soporte, clientes cuya reacción ante cualquier problema era levantar la bocina antes de pensar. Consideré cobrar por recibir llamadas, pero no es lo mío, no soy doctor, hago páginas web. Que se esperen o que contraten a un esclavo.

Cierta ex-clienta que vende pasteles horribles decorados con figuras de pitos y vaginas (no tengo nada en contra de los pitos y las vaginas, los pasteles realmente son horribles) abusaba con sus llamadas: típica morta que quiere una asesoría gratuita por teléfono y que piensa que porque es por teléfono no consume mi tiempo. Me habló por Skype para ella moverle a un “detallito” y entendí que lo mío no es la voz. Prefiero atender en persona o por otros medios.

– ¿Cuál es tu celular?
– No uso celular.
– ¿Tienes algún número al que te pueda marcar?
– No.

Amo el correo electrónico

Los tickets de soporte quedan documentados, puedes adjuntar archivos, eso incluye si lo deseas, un maldito audio con tu voz, persona con problemas para escribir. Te da la opción de jerarquizar, de leer y releer lo que te piden, de ir pensando mientras resuelves otras cosas, de conversar de forma efectiva.

Tampoco soy estúpido

Para las llamadas urgentes (NO COMERCIALES) personales, está mi línea fija y el celular de cierta persona @pandeperro quien perdió el mío en un taxi de L.A.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos