Recuerdos de un lodazal

Publicado en Blog

De la música al buen y ni tan buen baile. Le sigue el alcohol en cantidades ridiculamente estratosféricas. De la música bailable a la que no se baila, sino que se brinca y luego el Slam. Y luego la adrenalina, haciendo de lo suyo. Tensión, baile, tensión, brincos, más tensión. Presión en la sangre hasta lo inevitable. Brincos en círculos cada vez más rápido y más alto. Cambio de dirección. Cambio de sentido. Leve slam, nada de heridos, solamente gente volando.
Se acaba la canción. Mas no la tensión. Y de repente, alguien arroja un objeto de vidrio. Se hace añicos y las risas estallan.
El cristal parece que baila en el no tan sucio piso. Y sigue ahora otro objeto, una botella, se desbarata cual si hubiera sido hecha no para tomar alcohol sino para ser proyectil de demenciales manos.
Y las risas aumentan, los signos de rechazo son insignificantes. Y más objetos. Y más los lanzadores. Descargaron todo cuanto veían aquellas gentes.

Aquel cartón de martell se desparramó en el terreno. La botella en sí desapareció. Se aderezó el territorio con sendas botellas de chile y limón. El chile no rebotó sino que salpicó la terraza cual si una batalla épica hubiera sido conducida a su fin ahí mismo. Sangre y lodo. La botella de limón también plástica, rebotó casi a un metro de altura. El jabón del baño sirvió como bola de boliche entre lo que ahora eran solo pedazos de cosas inservibles. Una silla fue destrozada sin compasión contra el mismo suelo. El suelo gritó y ordenó a sus partes que salieran disparadas y lo que algún día fue una silla, hoy son pedazos de madera sin forma. Vasos rojos de plástico adornaban ¿qué cosa? El suelo. Esparcidos sin miedo, entre el ahora lodazal. La histeria estaba a todo lo que si. El baño casi sufre un atentado, su lavamanos casi es arrancado y el gallinero se llenaba no de aves, si de escombros y de partes de todo. Mezcla de hielo, tierra, cartón, plástico, vidrio, alcohol, agua, refresco, aguas locas, locas. Una pista de patinaje infernal.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos