Reseña de Megamente

Publicado en Cine

El supervillano Megamente por fin vence a su némesis, el héroe Metro Man… pero encuentra que su vida no tiene sentido sin un héroe que lo intente detener.

Megamente es buena.

Me gustó el uso del 3D. Creo que ya nos estamos aproximando a la etapa del cine en el que el 3D no es solamente un plus. En el caso de esta película forma parte importante de la experiencia.

Gracias a Composta.net entré a una función de pre-estreno en un horario rarísimo: 10 A.M. del lunes 6 de diciembre de 2010. Horario de ricos, me dijo un amigo que no pudo acompañarme. El horario cobró sentido cuando la sala se empezó a llenar de niños: Festejaron cada efecto especial gritando de alegría como si estuvieran trepados en una montaña rusa. A mí me hubiera encantado que mi escuela me llevara a una premier. Siguiendo con lo del 3D debo decir que hasta los créditos se veían espectaculares. No sé cuándo fue la última vez que me quedé leyendo los créditos nada más por lo bien que aparecían.

Megamente es dirigida por Tom McGrath (Madagascar, Madagascar II) y producida por Dreamworks (Kung Fu Panda, Shrek, Cómo entrenar a tu dragón, Vecinos invasores). Me llamó la atención la cantidad enorme de personas que se necesitaron para producirla. En especial la cantidad de ingenieros y sus múltiples puestos que no sabía que existían.

La historia está muy bien contada. Es una película muy divertida que no decae, te trae a risa y risa. Es para todos los gustos y edades.

La moda es uno de sus recursos estrella: cuando hay que rockear y verse cool (“All men must choose between two paths. Good is the path of honour, friends and family. Evil… well, it’s just cooler. Hit it!” ) la música está ahí para demostrarlo. Para los ñoños hay que decir que está llena de referencias geek y homenajes a los cómics, desde el diseño de los trajes hasta los escenarios de las batallas.

El doblaje al español es carismático aunque debo reconocer que el personaje principal, Megamente (Juan Alfonso Carralero) está mejor logrado en inglés (Will Ferrell). Se supone que el personaje es perverso e infinitamente malvado pero la voz lo hace sonar insignificante. Divertido, eso que ni qué: Conforme pasa la película te das cuenta de que en realidad lo suyo, lo suyo, no es la maldad. El doblaje que más me gustó es el de la reportera Roxanne (Ludwika Paleta; la del chiste de la sopa de coditos de MTY), quien ha sido secuestrada tantas veces que ya se sabe todas las jugadas del super villano. (Y bien que le gusta la troleada.) Muero de ganas por escuchar a este personaje en su versión original interpretado por Tina Fey (Saturday Night Live, 30 Rock). Los demás personajes cumplieron: El super héroe con super carisma, super ego, super mamón (Marco Antonio Regil, en inglés es Brad Pitt) termina siendo el más desenfadado. Los personajes están bien definidos, lo que no está bien definido es qué quieren ser y hacer: El patiño del super villano (servil) ese sí lo sabe y forma parte importante de la historia. El que no está bien ubicado es el colega de trabajo de la protagonista: un camarógrafo geek que intentará reemplazar al super héroe.

Megamente se da un tiro con Los increíbles aunque podría decirse que se enfoca más a la comedia que a la acción.

Si llegaste hasta aquí seguramente es porque tienes mucho interés en verla. Así que hazlo, no te decepcionará. Es de las películas que te hacen pasar un super buen rato.

Mi calificación: 4/5

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos