Vía recreactiva Tlaquepaque

Publicado en Blog

Siguiendo las rutas recreactivas, en total duré unas 3 horas en recorrer de mi casa  (La Calma) hasta el final de la vía de Tlaquepaque. De regreso hice 1 hora 20 minutos, pero aceleré bastante rápido y con lo que me quedaba de fuerza.

Yo lo que recomiendo es ir a desayunar a alguno de los restaurantes que están antes de llegar al Parián. Con esto hacer un poco más de tiempo, pero descansando en uno de los lugares más agradables para visitar un domingo por la mañana.

Por Revolución y Constancia está la conexión de la vía de Guadalajara a la de Tlaquepaque. No se entra por el principal ingreso y salida de Tlaquepaque, sino que llegando a la Pila Seca se toman unas callecitas hasta llegar a Juárez y pasar por el Parián. Está chiquita comparada con las múltiples vías de Guadalajara y Zapopan, apenas son 2.8 kilómetros con poca afluencia de tráfico.

Justo estaba pensando en lo peligroso que es llevar niños, ya que van muy conquetos (entre contentos y coquetos) y de repente se atraviesan, se detienen en seco, dan vuelta en U, todo sin poner direccionales. En eso estaba pensando cuando me tocó ver a una chava, no tan menor, atravesándose con toooda lentitud.

Por supuesto que tuve que frenarme, el tipo de mi derecha iba realmente rápido y con todo que le alcanzaron a gritar “¡aguas!” se le estampó a la joven. De pegarle en la llanta delantera la tumbó con todo y todo con bastante violencia.

“¿Estás bien?” – Al escuchar un sí golpeado, emprendí la huída. Ya la estaban atendiendo. No sabía si sentirme mal o no, pero una cosa es segura, sirvió de ejemplo a mucha gente de lo que puede pasar cuando alguien se atraviesa a lo bestia.

Sobre el autor

Jos Velasco es desarrollador web y participa en múltiples proyectos culturales. Contáctalo.

Sigue a Jos