Acantilado


Al borde de su acantilado, donde el pastizal sostenía al viento, le rumoró mordiéndole el cuarteado labio:

“Cap ou pas cap?”

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando