asiento


Entro con seguridad al laboratorio de cómputo que está  más despejado. El ambiente es tenso, son finales. Saco mi laptop y me instalo.

-¿Va a haber clase? – Me pregunta un pequeño ingeniero.

Me había sentado en el escritorio de profes.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando