Blog

  • Hoy tiré mi ropa

    – ¡Te vas a quedar encuerado! – Ni modo, No me gustan y no las uso. Hoy tiré mi ropa. Bueno, como siete camisas abandonaron mi closet. Las eché a patadas por mi escalera. Ya hasta los ganchos se habían hartado de tener que colgarlas. Uno de ellos: Juanjo, me explicó que ya llevaba unos…

  • Si mi corazón fuera verde

    Sería la vida distinta: No intentaría hacerte volar como lo hacen las catarinas. Lamentablemente mi corazón es tuyo, sólo faltaba picarlo con un palo al inmóvil, al tieso, para que comenzara a girar como un móvil multicolor. Si no fuera tuyo no vería los ocasos, no buscaría paisajes en las raíces y mucho menos: tu…

  • Cancrelat

    Seguramente eres rara. Entre tres y cuatro centímetros de repugnancia que no dejaré morir de inanición, pues no es mi estilo decapitarte, no vales la pena. Ofensiva portadora de protozoarios, hasta parece que quieres enfermarme. Hoy no hueles, ayer tampoco lo hiciste pequeña y traviesa carnívora. ¿O deberé decir comensal poco exigente? Tu casa es…

  • Nadie me rebasa

    En la mayoría de las ocasiones en las que voy a trotar, me doy cuenta de que casi nunca me rebasan. Me he llegado a preguntar si será porque soy muy rápido. Si bien es cierto que lo soy para la mayoría de las personas que van a los lugares que frecuento, (ancianos caminando, señoras…

  • Insignificancia

    El disgusto provocado por un libro puede hablarnos mal de su autor y cegarnos al resto de su obra. Estimo que insignificancias como Paulo Coelho pueden discriminarse sin temor a provocar consternaciones.

  • Escribir sin escribir

    Escribir sin escribir es llevar las notas de papel que no se arruga y la tinta interminable a todas partes. Es contener la respiración bajo una alberca más profunda que el mar con la paciencia suficiente para no ahogarse y al salir a respirar contarle sin atropellos al indicado la aventura tal cual fue. Escribir…

  • Crónicas de Caída

    No es que dude de su capacidad para identificar figuras geométricas, pero pues no era un perfecto círculo. Su forma era podría decirse que circular para que me entiendan. Así la vi sobre mi mesa plastificada. Desprendida, la última pieza del rompecabezas color peperami, el cuál nunca probé, ya no estaba ahí, para agilizar un…

  • Mutante

    Con tu lastimera ráfaga de proyectiles te empeñas por rozar lo que me queda de piel sin enchinar. Pretendes que con tu silencioso vaivén no me percate de tu pompísima presencia. Demasiado tarde, largo de mi tacto. Me voy de aquí a un lugar donde no pueda sentirte.

  • El desquehacerado

    Le basta un sólo recuerdo al desquehacerado de las cosas importantes para ponerse a no tener nada que hacer. Es desquehacerado para los adultos -se define a veces por algún desquehacerado como adulto a toda persona no desquehacerada- aquél quien no tiene nada que hacer y por ende se pone a hacer cosas no importantes.…

  • Para ir al Cielo basta con ir a misa

    En mi vida y en mi muerte, si bien es cierto que hay mitos que escojo para creerlos, no existe uno en el que crea más que este: Para ir al cielo basta con ir a misa. Sin temor a generalizar, cada cristiano que se gana el cielo deja de vivir en el coto terrestre…

  • Petrificado

    ¡No mames! ¡Verde!. ¿Alguna vez has sentido como un trancazo sin que te peguen? ¿Como si te desmayaras?. Un instante de tu vida en el que no puedes ni exhalar ni inhalar. Una pausa que te deja petrificado. Que congela tus emociones y pasan mil cosas por tu cabeza mientras sucede. Un suspiro interrumpido. Te…

  • Delicia escondida

    ¿La cerilla da asco? Pues no me la comería, pero me da menos asco que por ejemplo la saliva o el sudor. Ahora bien no me gustaría estar impregnado de cerilla por toda la piel después de hacer ejercicio. Tampoco me gustaría cerillar por la boca. Imaginen un escupitajo de cerilla: Demasiado pesado, definitivamente una…