Café extendido


Un encuentro con lo inexistente, fue un momento atemporal.
Un café que se extendió y me permitió la visita de lo añorado,
de lo vivido, de lo definitivo.

El día se detuvo para encontrarme con el sueño boleado que
sus alas detuvo tan sólo para verme partir.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando