Comer en la ciudad de tus amigos


Hay momentos válidos para pausar la dieta. Por ejemplo, cuando andas de tour gastronómico en una ciudad que no es la tuya.

Comer, caminar para bajar la comida, comer otra vez, caminar para bajar la comida, pistear en la terraza.

Hay beneficios reales de caminar luego de consumir azúcar. Por ejemplo, puedes regularizar su ingestión, pero el beneficio más importante: puedes llegar a otro lugar para seguir comiendo.

Comer en la ciudad de tus amigos te desentiende de gastar energía en las reseñas del Google Maps. ¿Qué te gusta de por aquí?

Luego cuando ya llevas varias visitas puedes repetir. Hoy me comí unas tlayudas muy sabrosas.

Puedes compartir el riesgo: pedimos una más de rajas y un postre con pan de yema y mezcal. Todo sabroso.

También puedes compartir el presupuesto.

Aunque lo más rico es compartir la compañía. La plática, ponerse al día y un pedacito de ciudad.

Jos.

Diarios de cuadritos (25 de 30)

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando