Hoy tiré mi ropa


– ¡Te vas a quedar encuerado!

– Ni modo, No me gustan y no las uso.

Hoy tiré mi ropa. Bueno, como siete camisas abandonaron mi closet. Las eché a patadas por mi escalera. Ya hasta los ganchos se habían hartado de tener que colgarlas. Uno de ellos: Juanjo, me explicó que ya llevaba unos meses colgando a Petruzca.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando