Mutante


Con tu lastimera ráfaga de proyectiles te empeñas por rozar lo que me queda de piel sin enchinar. Pretendes que con tu silencioso vaivén no me percate de tu pompísima presencia. Demasiado tarde, largo de mi tacto. Me voy de aquí a un lugar donde no pueda sentirte.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando