No cheat days


Cuando cambias tu alimentación y te conviertes en un sectario de la nutrición, no puedes permitirte tener días de hacer trampa.

A ver, pero es que no hay que ser exagerados. Si nunca comes porquerías, rara vez se te van a antojar.

Yo era de los que no se podían creer el cuento de que cuando comes algo con mucha azúcar luego de restringirla, te sabía mal.

Es comida para niños, le digo a Diana, cada vez más seguido. Mucho aceite, mucha azúcar, ingredientes baratos…

Pecar tiene que ser con ingredientes cada vez más finos y en menos cantidad.

Todos los días me como un cuadrito de chocolate amargo con mi café recién molido y nueces.

Un cuadrito me hubiera parecido ridículo en el pasado. Hoy es más que suficiente.

Jos.

Diarios de cuadritos (6 de 30)

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando