Ojos que arden


Ojos que arden
expuestos a la luz,
no a la natural.
Expuestos a no verte,
a ver la vida sin ti.
Expuestos a la ducha
salpican al bañarme.
Ojos que arden.
Y no por cansancio.
Y no por el cloro.
Y no porque deban arder.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando