Para que me gustaran


Un par de condiciones.

La primera es que tenían que ser más chicas que yo. De estatura y edad. Condición no tan difícil de cumplir para un montón.

La segunda (para que me gustaran) es que debían de ser inteligentes. Mientras más, mejor. Nunca me intimidaron hasta que…

Llegaste y la primera condición se vio quebrantada por una quincena (de días).

La segunda condición quedó olvidada a la primera, junto con la primera y las que pudiera por siempre inventar. Tu belleza. Tu belleza. Tu belleza. ¡Inteligente y hermosa!

Para que me gustaran, dije. Me extasiaste.

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando

Anterior:
Siguiente: