tres cincuenta y tres


en un rato más volvere a levantarme

nunca importará si es mas bien por inercia

gracias por ser mi amiga

porque a pesar de que hoy no duele en los brazos

la sangre se niega a bajar de la cara

de los cachetes

de la mandibula

la respiracion es mínima

el motor del refrigerador calla a los grillos en un lago industrial

Comparte esta entrada

Suscríbete al blog

Sigue explorando

Anterior:
Siguiente: