Jos Velasco, Desarrollador web WordPress

Un secreto

Ya se le pasó el susto a la niña. Ya está tranquila boca abajo y aunque el piso esté empapado de frituras multicolor que recién aprendieron a nadar en mareas alcohólicas, ella ya duerme tranquila.

El secreto que le guarda su vientre no tiene madre. No aún. Las sábanas antes blancas, la microfalda, la tanga: Ninguna de ellas la despertará para contarle a la fatigada inconciente, a la que no tiene ni idea.

Será la luz de la mañana quien mate un secreto, quien embarace a la niña.

Comparte en redes